fbpx

Resumen para entender la escalada de violencia entre israelíes y palestinos en Jerusalén y Gaza

Israel y Palestina

Un enfrentamiento ya histórico que está pasando por uno de sus peores momentos de los últimos años. En la disputa entre israelíes y palestinos se abrió un nuevo capítulo de tensión con decenas de muertos y heridos en una escalada que pasó de fuertes choques entre palestinos y fuerzas israelíes en Jerusalén a ataques aéreos y lanzamiento de cohetes en cuestión de horas.

Hay claves para entender la nueva escalada. Acá te explico el inicio del conflicto.

El lunes se conmemoraba el día de Jerusalén, que los israelíes celebran con la llamada Marcha de la Bandera. La celebración, que muchos consideran nacionalista, conmemora el avance de Israel sobre la parte oriental de Jerusalén en 1967, cuando, durante la Guerra de los Seis Días, los israelíes tomaron el control de toda la ciudad.

Tradicionalmente en esta marcha, cientos de jóvenes israelíes ondean banderas y se abren paso a través de áreas musulmanas de la ciudad, cantando canciones patrióticas, algo que muchos palestinos consideran como una provocación.

Recordemos que tanto israelíes como palestinos reclaman derechos sobre Jerusalén Oriental.

Israel considera a toda la ciudad como su capital, aunque no es reconocida como tal por la mayor parte de la comunidad internacional pero sí por Estados Unidos. Por su parte, los palestinos reclaman a Jerusalén Este como la futura capital de un añorado Estado independiente. Así fue como comenzaron los enfrentamientos fuera de la mezquita Al Aqsa, en la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Los palestinos arrojaron piedras a policías antidisturbios israelíes, que dispararon balas de goma y gases lacrimógenos.

La Media Luna Roja Palestina dijo que en los enfrentamientos del lunes en Jerusalén más de 300 palestinos resultaron heridos. Mientras la policía israelí reportó más de 20 policías heridos. El grupo militante por la causa palestina Hamas denunció la represión policial israelí hacia los palestinos y reaccionó lanzando cientos de ataques con cohetes hacia Jerusalén, desde donde se reportó este martes la muerte de dos israelíes.

Esto a su vez desencadenó una potente respuesta militar de Israel: su ejército lanzó ataques aéreos contra objetivos militantes en la Franja de Gaza y contra líderes de Hamas a quienes considera terroristas.

Los funcionarios de salud palestinos en Gaza dijeron que al menos 28 personas, incluidos nueve niños, habían muerto en los ataques. El ejército israelí reporta que al menos 15 miembros del grupo extremista Hamas que gobierna Gaza estaban entre los muertos.

Pero los ánimos en la zona ya se venían caldeando en el último mes. A mediados de abril comenzó el Ramadán, el mes sagrado musulmán que celebran la mayoría de palestinos. Muchos palestinos se han quejado de lo que ellos consideran un excesivo control de sus reuniones tras los ayunos diarios, pues les habían prohibido reunirse en Jerusalén durante la noche.

Y hubo varios enfrentamientos nocturnos entre la policía y los palestinos que protestaban contra las barreras de seguridad fuera de la Puerta de Damasco, en la ciudad vieja de Jerusalén. Aunque los enfrentamientos no se limitaron a Jerusalén, también hubo choques en Haifa, al norte de Israel y cerca de la ciudad de Ramala, en Cisjordania.

Pero ese fue solo el telón de fondo que sirvió a la gran explosión de violencia que se intensificó desde el fin de semana. Porque a la tensión ya existente se sumó un caso de desalojo de familias palestinas para ceder sus hogares a colonos judíos en el distrito de Sheij Jarrah, en Jerusalén Oriental, un barrio de mayoría árabe, por el que la justicia de Israel debía pronunciarse.

El fallo de la Corte Suprema sobre este tema quedó suspendido y también contribuyó al aumento de las tensiones.

Recordemos que el asentamiento de colonos judíos en territorios palestinos ha sido una de las principales causas de la discordia en este conflicto de décadas. Y es que la ley israelí permite a los judíos reclamar propiedades en Jerusalén si pueden probar un título de propiedad de antes de la guerra de 1948. Una ley a la que se oponen los palestinos que alegan que no existe la misma ley para miles de palestinos que perdieron sus hogares durante el mismo conflicto.

En los últimos 50 años Israel ha construido asentamientos en territorios palestinos ocupados tras la guerra de 1967, donde ahora viven más de 600 mil judíos. Los palestinos dicen que son ilegales según el derecho internacional y son un obstáculo para la paz, pero Israel lo niega.

Lo cierto es que la tensión entre palestinos y fuerzas israelíes, que siempre está en el aire, ha tenido nuevo combustible para estallar en esta espiral de violencia que la comunidad internacional llama a desescalar cuanto antes.