fbpx

¿Por qué se enfrentan israelíes y palestinos? Explicado fácil

Israelíes y Palestinos Guerra de los 6 Días

Hace mucho, pero mucho tiempo que venimos viendo en la tele y ahora mucho más en internet este conflicto interminable entre Israel y los palestinos. Un conflicto complejo que durante las décadas de disputa causó miles de muertos, millones de refugiados convirtiendo a Oriente Medio en un polvorín que siempre está a punto de volar por los aires.

Debe ser insoportable vivir y crecer con esa tensión constante.

Pero ¿por qué pelean israelíes y palestinos? La respuesta es medio complicada porque un conflicto de larga data no se puede resumir en un solo post.

El inicio del conflicto y las fronteras

Para entender esta historia, hay que viajar hasta finales del siglo XIX, cuando en Europa toma fuerza el sionismo, un movimiento nacionalista que quiere crear un Estado para todos los judíos del mundo, que pondría fin a milenios de persecuciones y exilio.

De hecho apareció en parte como respuesta al antisemitismo que recorría Europa en aquello años. Un antisemitismo que tuvo su máxima y brutal expresión con el Holocausto, durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Y dónde querían crear ese estado judío?

Había distintas opciones: Uganda, Argentina o incluso una región de Siberia llamada Birobidzhan, en la frontera entre Rusia y China.

Pero la tradición judía dice que la Tierra de Israel está en el área geográfica conocida como Palestina o Tierra Santa. O sea, en la franja de tierra de unos 400 km de largo entre el mar Mediterráneo y el valle del río Jordán.

¿Pero qué pasa?

Que esta región también es sagrada para los musulmanes y para los cristianos. Además, cuando se empezó a plantear la creación de este estado judío, esta zona pertenecía al Imperio Otomano. Y, si bien allí había una comunidad judía, la población era mayoritariamente árabe.

Pero pasó algo que hizo que cambie absolutamente todo: La Primera Guerra Mundial.

Al terminar la WW1, el Imperio Otomano desapareció, y todas las potencias europeas empezaron a repartirse varios de sus territorios y Reino Unido pasó a administrar la región de Palestina. Esto es clave, porque en ese tiempo el gobierno británico dio un paso esencial: la Declaración Balfour.

Una carta en la que, por primera vez, el gobierno británico apoyaba la creación de “un hogar nacional para el pueblo judío” en la región palestina. Pero aclarando lo siguiente: “no debe hacerse nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina”. Es decir: hay que respetar a los árabes.

Aunque la realidad es que los árabes no se sienten precisamente respetados.

El hecho es que en los años ´20 y ´30, miles de judíos se instalaron en esa región, a los que se sumaron en los años siguientes los que huían del Holocausto.

Poco después de terminar la Segunda Guerra Mundial, los judíos instalados en la región palestina eran unos 600.000, la mitad de la población árabe en aquel momento. Y aumentaron las tensiones entre las dos comunidades.

Para resolver la situación y buscar una posible convivencia, en 1947 la ONU propuso un plan.

¿En qué consistía? En la creación de dos estados independientes: uno árabe y el otro judío, mientras que Jerusalén tendría un régimen especial. Los israelíes aceptaron esa división pero los árabes no. Lo consideraban una pérdida de su territorio y el plan de la ONU nunca se implementó.

Sin embargo, hay una fecha clave: el 14 de mayo de 1948.

El líder judío David Ben-Gurion proclama el establecimiento del Estado de Israel. Y justo el día después, cinco países árabes vecinos le declaran la guerra. Invaden el nuevo estado judío con un objetivo claro: su desaparición.

Estamos ante el primero de los conflictos árabe-israelíes.

Tras un año de batallas, Israel no solo gana la guerra, si no que amplía su territorio. Y además conquista la parte occidental de Jerusalén.

Mientras, Jordania ocupa Cisjordania y Jerusalén Oriental y Egipto se queda con Gaza. Esta guerra terminó hace 70 años, pero tuvo dos consecuencias que hoy en día todavía perduran.

La primera es el enorme número de desplazados. Los hubo en ambas comunidades, pero el problema afectó sobre todo a los árabes que vivían en la zona israelí. Se calcula que unos 750.000 palestinos tuvieron que huir a otras zonas de la región o a países vecinos, especialmente a Jordania.

A este éxodo los palestinos lo llaman Nakba, que en árabe quiere decir “destrucción” o “catástrofe”. Hoy el número de refugiados palestinos, hijos y nietos de aquellos desplazados en los años 40, asciende a más de 5 millones (UNRWA).

La segunda consecuencia es la división del territorio palestino en dos: Cisjordania, que incluye Jerusalén Oriental,- y la Franja de Gaza.

Pocos años después de la primera guerra arabe-israelí – en 1956- una crisis por el canal de Suez provocó otro enfrentamiento militar. Esta vez entre Egipto e Israel, que tuvo el apoyo de Reino Unido y Francia.

Aunque esta vez tras 9 días de contienda las fronteras no se modificaron. Hasta junio del 67, cuando se produjo el tercer conflicto, conocido como la Guerra de los Seis Días. Porque duró seis días.

Al terminar esta guerra, Israel ocupó Cisjordania, Gaza y la península del Sinaí. La última de esta serie de disputas internacionales entre árabes e israelíes fue la guerra de Yom Kipur, que en el 73 enfrentó a Egipto y Siria contra Israel.

La guerra duró 20 días, pero sus consecuencias se alargaron por años y desembocaron en un evento muy importante para la región: En 1978, Egipto se convirtió en el primer país árabe en firmar la paz con Israel – en los Acuerdos de Camp David.

De esta forma recuperó el Sinaí, pero en cambio renunció a la Franja de Gaza. Eso fue un punto de inflexión que marcó también la relación de Israel con los otros estados árabes. Aunque finalmente solo Jordania, además de Egipto, llegó a firmar un tratado de paz con el Estado judío.

Los Acuerdos de Camp David tuvieron mucha importancia porque supusieron el final de la guerra abierta entre Israel y sus vecinos árabes. Y qué significa eso? Que a partir de ese momento el conflicto quedó concentrado en una lucha entre palestinos e israelíes.

Gaza y Cisjordania siguen hasta el día de hoy en parte bajo control militar israelí y en parte bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina.

Si este post tiene visitas, seguramente publique la segunda y la tercera parte. Chau!

Fuente: Youtube