Por los precios altos cierran las exportaciones de carne

Cierre exportación de carne

Como los precios han subido por las nubes, la respuesta del gobierno nacional es cerrar las exportaciones de carne por 30 días. Esta medida busca contener los precios, especialmente con la oferta de 10 cortes a precios populares.

Lamentablemente esta medida ya se tomó en el año 2006 en épocas de la ministra de Economía, Felisa Miceli y los resultados no fueron buenos ya que eso trajo como consecuencia el cierre de más de cientos frigoríficos y la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo.

Cerrar las exportaciones es una medida que implica mirar para otro lado o “tapar el sol con la mano” porque no estás buscando ponerle fin o solución al proceso inflacionario y a la elevada presión impositiva. Estas son las cuestiones que hay que atacar al momento de hablar del precio final de los alimentos porque son factores que atraviesan los costos.

En Argentina no solo la carne aumenta. Todo aumenta. Entonces, implementar una medida sabiendo que no ha funcionado en años anteriores, implica tomar medidas obsoletas y demagógicas. En vez de incentivar a que haya más producción, menor presión impositiva, con el cierre de exportación se genera el efecto contrario.

El Gobierno quiere hacernos creer que la exportación de carne es el factor clave de su precio en el mercado interno, sin considerar la culpa que tiene la inflación y la presión fiscal.

Kulfas se hizo cargo de la medida

El ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas, difundió un comunicado por el cual su área se hizo prácticamente cargo de la medida, con el argumento de que “como consecuencia del aumento sostenido del precio de la carne vacuna en el mercado interno, el gobierno nacional decidió la instrumentación de un conjunto de medidas de emergencia tendientes a ordenar el funcionamiento del sector, restringir prácticas especulativas, mejorar la trazabilidad de las exportaciones y evitar la evasión fiscal en el comercio exterior”.

Cómo se compone el precio de la carne

Según un estudio económico de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA) los impuestos tienen más peso en el valor de los productos de la canasta básica que los granos. En ese marco, indicaron que la carne es el alimento más afectado por los impuestos ya que de $531 de precio promedio por kilo, $149 representan la carga tributaria. La cría representa $158 (30%), el feedlot $141 (27%), el frigorífico $35 (6%), la carnicería $47 (9%) y los impuestos $149 (28%). El maíz significa el 15% del precio del novillo y 11% del kilo de carne al mostrador.

Cuando se analiza la participación de cada eslabón, es importante destacar que, si bien la cría del ternero representa el 30% del precio, hay que tener en cuenta que es la etapa de la cadena más costosa por el tiempo que se requiere.

Después vienen los impuestos y en tercer lugar el feedlot, que es cuando los engordás de manera intensiva con dietas de alta concentración energética y alta digestibilidad.

Lo cierto que la decisión está tomada. Hay cierre de exportación para bajar el precio. Pero sigue sin atacarse la inflación y sin darnos un alivio por la presión impositiva que sufrimos.