fbpx

No habrá “Ahora 12” para comprar celulares

Ahora 12 para celulares

Empresas que frabrican y venden estos dispositivos que ya son esenciales para nuestra vida habían pedido que los incluyan en el programa Ahora 12”. El gobierno se negó.

“Nos preocupa que esa tendencia se profundice e impacte en la producción y el empleo”.

La venta de celulares está en franca caída. Afarte (Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica) afirma que los clientes solo tenemos acceso al financiamiento que le otorga la cadena que “en un contexto de precios congelados, sale de una rentabilidad cada vez menor” y añadió: “Nos preocupa que esa tendencia se profundice e impacte en la producción y el empleo”.

Para entender por qué se negó el gobierno, hay que entender el funcionamiento del Ahora 12 que en realidad no es un programa sin interés sino que los bancos ofrecen una tasa subsidiada a un menor porcentaje al que realmente costaría ese financiamiento en cuotas si se sacara por fuera del programa oficial, a cambio de algunas concesiones por parte del Gobierno con el dinero que tienen que dejar inmovilizado para ganar rentabilidad por otro lado.

La hipótesis indica que, como celulares es uno de los rubros preferidos (aunque no el principal, según consta de las estadísticas oficiales), volver a meterlos en el programa implicaría más “pesos subsidiados” volcados en el sistema.

Según el último informe de monitoreo de Ahora 12 en el que aparecen los celulares (en julio de 2020, aunque salieron del programa en septiembre de ese año), el 7% de las ventas totales se concentraron en este rubro. Es, sin dudas, una de las seis categorías que más clientes atraía, pero dentro de ese grupo, no era la más demandada (en cambio, línea blanca e indumentaria sí lo eran).

No obstante, por aquel entonces las ventas de este segmento habían crecido un 37% interanual a precios constantes y un 11% intermensual contra junio de 2020.

A su vez, el año pasado, cuando los celulares fueron retirados, en el sector se hablaba de otra potencial razón: la falta de dólares. Para ensamblar teléfonos móviles se utilizan insumos importados, y en un contexto de cepo cambiario por escasez de divisas, a las reservas del Banco Central no les convenía demasiado movimiento en este sentido. En 2021, al menos según lo que dice el Gobierno, la situación es distinta, por lo que los jugadores de la industria daban por desterrada esta teoría en esta ocasión.

Se quedaron, entonces, con el desconcierto y la preocupación de no haber sido incluidos a pesar del reclamo formal, y con el gusto amargo de haberse enterado a través de la publicación en el Boletín Oficial que sus esfuerzos no dieron frutos.