Connect with us

Escritores

Mi duelo, mi tristeza y los ámbitos que la rodean…

Published

on

Gisela Ramos

Hace unos días me tocó despedir a mi hermano, Alejandro, 50 años recién cumplidos, padre de dos hijos, Bruno y Leo; esposo de Caro e hijo de Viviana y Rodolfo. Ale era el primogénito de 5 hermanos.

Luego de ese “HASTA PRONTO”, sentada en casa decidí grabar lo que pasaba en mi interior y días después surgió esta nota.

Quiero decirles que muy a pesar de haber leído tanto acerca de la muerte y las despedidas, esta situación movilizó hasta la última fibra de mi cuerpo y aunque no estoy manifestando nada nuevo me pareció que podría ser útil describir mi sentir y no desde el lugar de un psicólogo o cualquier profesional de las diferentes terapias apuntadas a nuestra mente y emociones…

Lo voy hacer en 1ra. persona, conectándome con eso que me pasó a mi, con lo que sentí y experimenté cuando lo vi partir.

Voy a tratar de transmitirles, mis emociones desde el momento que nos encontramos como familia, despidiendo a quien amamos tanto hasta llegar a casa 24 horas después. Quizá te identifiques o no, solo trataré de describir qué pasa con quienes en medio del dolor sienten una extraña sensación de “nada más me importa”.

Advertisement

Déjenme decirles que el dolor no solo se trata de esa sensación profunda de angustia que atraviesa el alma y no te deja respirar, esa que te inunda los ojos con lágrimas interminables, insostenibles. También se trata de un camino que indefectiblemente debes transitar hasta despedirlos.

Desde el momento donde con el corazón partido, caes en la cuenta de que murió, que dejó de respirar, que ya no está ahí y tratando de pasar por tu garganta la tristeza informas a las enfermeras; a quienes no voy a olvidar y a las que admiro profundamente por su empatía ante tantas situaciones que como la mía pasarán a diario; hasta que salís del hospital y vas a elegir el cajón (término raro aunque también proviene del arameo TEBUTA que significa Cofre y ahí me quedo).

Te pido que te detengas aquí… Déjame decirte que no se trata de un simple catálogo de cajones, te juro que es como si buscaras el mejor sommier, porque claramente necesitas engañar a tu mente buscando excusas que te hagan sentir que le estas dando el lugar más cómodo; como si eso fuera un calmante para tanto desconsuelo, como si de esta decisión dependiera su descanso en paz, arropado y a salvo.

Hay más, esto no finaliza ahí, Tu dolor también se refleja en el camino que se recorre antes de esa despedida formal, ese adiós simbólico, digo porque soy de las que cree que siguen tan o más vivos que antes…

Si, ya sé! seguramente esto es una obviedad y lo entiendo pero no es dato menor que quienes están en espacios como, florerías, casas velatorias y cementerios, puedan entender, considerar aunque sea por esos 5, 10 o los minutos que fueran, el momento y la situación vivida, Claro que nadie les pide un abrazo, no es su tarea, pero la mirada, la paciencia y la calidéz, aseguro que suma, acaricia el alma.

Advertisement

Entiendo que nuestra sensibilidad, la de los que experimentamos el fallecimiento de un ser querido, está al 100, al 1000, esto sucede en la historia de los duelos pero quienes ocupan lugares tan sensibles, quizá deberían rever cómo abordarlo. Porque NO, no es lo mismo un restaurante, kiosco, local de indumentaria que los ámbitos antes mencionados.

Continuando con el camino paralelo al de la pérdida, me encontré averiguando cuántos días me correspondían por duelo… Gracias a DIOS fueron 6 días y aunque nunca es suficiente, en este caso ayudó a recuperar fuerzas para volver a mi lugar de trabajo.

Pero aquí me invadieron más preguntas:  ¿Cómo se mide el dolor? ¿ Quién delimita el dolor de una madre, de un padre, hermana, tía, hija? No es raro? ¿Podemos medir el dolor según lazo sanguíneo o no?.

Señores, mi hermano me duele y mucho, se me hizo un hueco en el alma y si, soy su hermana, no su madre (que sin dudas, junto con mi padre están en un proceso muy duro) pero duele, es crudo igual, cómo también es súper válido el dolor de sus hijos y esposa…

Por supuesto que esta es mi descripción personal, mi mirada, esa que te dibuja mi experiencia y quizá haya sido la tuya, quizás coincidamos o no pero no hay dudas que todos hacemos lo que nuestra mente y cuerpo nos deja y por eso ojalá que PODAMOS mirar hacia adentro y repensarnos, ver cómo actuamos, cómo nos dirigimos hacia el otro.

Advertisement

Recuperar la amabilidad, la consideración, entendimiento, ocupando el puesto que sea; te ree mil juro que es un plus diferencial, uno tan necesario como el resto de los valores que la humanidad no tendría que perder.

Comencemos a pulir esa humanidad que seguro está, esa empatía y la comprensión en cada tarea que desarrollemos porque les garantizo que elegir un cajón en un catálogo no se compara con nada, pero nada de lo que hayas comprado antes… las flores se convierten en cactus perdiendo todo sentido; y esa palada arriba de su cajón es de un significado inmenso.

Siempre digo que en ocasiones solo entendemos el verdadero significado de la vida, cuando la vemos irse, entendemos el sentido de la EMPATÍA, cuando no la recibimos… es ahí cuando aprendemos!!

NO esperemos más, cada uno desde su lugar revise de que forma actuamos y que podríamos modificar para el bienestar del otro!!

Advertisement
Advertisement

Escritores

Desconectar para conectar

Published

on

Gisela Ramos

Últimamente me cuestiono, me hago varias preguntas y el buscar respuestas me lleva a mirar hacia adentro y también hacia afuera, convirtiendo el camino por la vida en el más aleccionador que conozco. Y hablando de lecciones, este finde, mientras armaba un flyer de venta para mis redes (algo muy efectivo) también y todo con mi celu, charlaba con no menos de 5 personas, algunos de ellas eran amigos con quienes no nos vemos desde hace meses… y aquí comenzaron mis cuestionamientos internos.


¿Cómo nos comunicamos hoy?. ¿Realmente aprendimos a comunicarnos o solo lo hacemos y ya?

¿Será que evolucionamos en tecnología pero involucionamos en relaciones, en humanidad?. ¿La nueva era de la comunicación es positiva?

Pensando en mi adolescencia me pregunto si no era más real antes, cuando nos relacionábamos face to face. Esas épocas donde para coordinar algo lo hacías en la escuela o a la salida de un boliche, o luego de un cumple, cena. Finalizaba el encuentro y ya armabas el próximo.

O tan solo ibas, tocabas el timbre y mate de por medio se daba el encuentro que hoy se posterga por días, meses y hasta años. Considero positivo el tener más herramientas para la comunicación pero en cuanto a relaciones humanas creo que nos alejó.

Advertisement

Las herramientas de comunicación nuevas son útiles y bien utilizadas son excelentemente positivas porque contribuyen a hacer lo local, global y lo global, local. Acercan y dan visibilidad a lo que antes permanecía lejano. Por ejemplo, una videoconferencia puede acercar a personas de diferentes lugares del mundo y darles la opción de verse las caras. Las redes sociales son vías válidas para encontrar a personas que hace tiempo que no vemos y volver a estar en contacto.

Comercialmente hablando, cerrás negocios sin ver la cara de quien te paga que además lo hace por transferencia bancaria y le envias tu factura por correo. Algo muy práctico y eso es indudable pero el vernos, o detectar en el lenguaje verbal, o el mirarnos a los ojos, se está perdiendo…

Por otro lado, nos sucede que podemos hablar a diario con amigos, por whatsapp pero nos alejamos de los abrazos, de hacernos un lugar para el otro, para compartir y la tremenda energía que se da alrededor.
Solemos terminar de cenar y tomar automáticamente nuestros móviles, dejando de lado las charlas a estómago lleno que eran las más relajadas y jugosas.
Cero contacto y creo que si a eso le sumamos la pandemia, nos hemos convertido en seres introvertidos, incapaces de poder generar nuevos encuentros o amistades o cualquier tipo de relación.

Vivimos conectados a un celular, esperando una respuesta que pretendemos sea inmediata y nos desconectamos de LO REAL, lo palpable a cada instante.

¿Acaso es lo mismo perder tiempo mandando mensajes que encontrarse en un punto y utilizar ese tiempo hablando?

Advertisement

El mirarnos a las caras y poder establecer un contacto real con el otro nos hace crecer, nos nutre y nos enriquece. Una sonrisa, un abrazo, un gesto facial de complicidad…El temblor en tu cuerpo o la energía maravillosa que te atraviesa, cuando ves a alguien que te gusta; ese frente a frente que se convierte en el instante más extraordinario de tu vida o no, pero es, podés sentirlo y no se reemplaza por nada!.

Dejemos de sostener relaciones o postergar las mismas por la comodidad de los whatsapps, o redes sociales. Comencemos a movernos, a tocar timbres, abracemos a quienes amamos antes que un mensaje, dediquemos tiempo a relacionarnos como seres humanos y no como máquinas de respuestas automáticas.
Por eso, si sos de las personas que permanece atada a un móvil, a la tablet o a la compu, demasiadas horas, probá a salir a la calle y a dejar el “whatsapp” un poco de lado. Así, vas a dar lugar a que se produzcan más encuentros entre personas de tu entorno. Una buena conversación no tiene sustituto.

Quizá deberíamos desconectarnos para volver a conectar con nosotros, con la vida, lo cotidiano y con cada paso que damos a diario.
Te invito a salir de esa pantalla y mirar a tus hijos a los ojos, divertirte con ellos. Caminá hacia la casa de tus viejos y dejá el celu en la mochila, mirá hacia arriba , liberate un rato de ese aparato que no te deja conectar con lo verdaderamente importante…

Parate, movete de ese lugar, que comience la ACCIÓN.. y te lo digo a vos también, que solo sabés reaccionar a historias!

Advertisement
Seguir leyendo

Bahía Blanca

¿Y si no tenemos nada?

Published

on

Leonardo Valente - Livepanel
Por Leo Valente

La escena se repite hace muchos años: Un grupo de dirigentes del espacio político, empresarial, universitaria o sindical, entre otras y según el caso, reunidos con motivo de repetir el sinnúmero de oportunidades que convergen en nuestra ciudad y configuran un inevitable camino de desarrollo hacia un éxito que disfrutarán generaciones actuales y futuras: Casi siempre configurando un nuevo proyecto, una nueva comisión, con representantes de mayor o menor fuste en función de la convocatoria y las promesas de algún tipo de beneficio para cada participante. Rara vez algún representante de la zona y eventualmente algún invitado protocolar de los que nunca faltan.

Sin embargo, los años pasan y los resultados no aparecen, la ciudad bendecida por las condiciones del sitio, con una posición estratégica en la geografía nacional, y cuna de profesionales exitosos no puede alcanzar un destino que la haga más relevante en el contexto económico de su país, ni siquiera promover el crecimiento demográfico propio de las ciudades prósperas. Sólo consigue esperar que las decisiones de un gobierno nacional o provincial, una corporación internacional o eventualmente algún descubrimiento bajo la tierra promuevan un renovado sendero de desarrollo, casi por arte de magia.

Y en este punto en particular, la carencia más grande de la ciudad que lo tiene todo, es la ausencia de liderazgos. Y no me refiero al político en particular, sino las distintas figuras que pueden asumir ese rol según el caso. Podría ser un intendente o un legislador, pero también un rector, un dirigente de la gremial empresaria, un secretario general, o por qué no un grupo de personas con las agallas necesarias, y la contundencia suficiente para poder pensar el futuro de la región y dejar de lado las loas estériles a una ciudad que lo tiene todo y por lo tanto merece ser grande, para indicarle a la comunidad un camino concreto a seguir, una serie de actividades basadas en estos recursos que permitan su aprovechamiento en condiciones competitivas, donde las elecciones de los vecinos, los trabajadores y los empresarios puedan estar basadas en cuál es el rumbo estratégico elegido por su comunidad y acoplarse a ese destino, o elegir otras sabiendo que no tendrán el mismo apoyo o contención.

La propensión a atender el proyecto o la quinta propia no se soluciona creando otra comisión o una reunión de fuerzas vivas, se logra con generosidad en tener una mirada más amplia, renovada y proactiva. Desde ya que se trata de una actividad que no se puede delegar en mandos medios: requiere el compromiso de los referentes de cada espacio, para algunos será apoyar actividades que se desconocen o que no pueden prometer un rédito inmediato, para otro será bajarse de una actitud soberbia que nos pone una y otra vez en el centro del universo, cuando objetivamente estamos mucho más cerca del fin del mundo, un defecto del pensamiento argentino en general, pero que se amplifica de manera preocupante en nuestro sudoeste bonaerense.

Mi tesis es concreta: Si no tenemos liderazgos, si no nos planteamos decidir alguna vez qué queremos como ciudad, podemos seguir insistiendo que tenemos todo, pero en verdad no tenemos nada.  O tenemos cubanitos, ponele.

Advertisement

Leonardo Valente:
CTO – Cofounder Livepanel
Twitter: @leonardovalente

Seguir leyendo

Escritores

Esta soy YO…

Published

on

Gisela Ramos

Hace unos días le pregunté al equipo de Portal Bahiense si podía, además de escribir algo, subir una foto jugada, a lo que respondió: “ SOS LIBRE” .
A sabiendas de lo que pienso de la tan amada LIBERTAD, comencé mi columna de hoy.

Surgieron un par de preguntas antes y las dejo por aquí, quizás te resuenan: ¿Esta de moda fotografiar?, ¿ya no se opina del cuerpo ajeno?, ¿Está mal mostrarlo?, ¿Cuál es límite?

Muchas preguntas para una respuesta y es que me gusta fotografiarme. No importa cual es mi forma física, solo me gusta y me privé de hacerlo mil veces por el “QUÉ DIRAN”.

A veces nos detenemos demasiado a pensar de qué modo podría afectar a los demás una publicación… cuidando la forma en que se ve, evaluando que decir sin conectar con lo que realmente QUEREMOS.

Debo decir que es algo que ME PASABA, ya no, hoy me siento libre de decidir qué hago con mi cuerpo y si lo exhibo o no. Estoy conforme con él, con este momento de mi vida y si bien encuentro límites en las publicaciones trato de ser yo y mis decisiones, nunca el resto…

Porque no importa si se usa más o menos, importa que es mi cuerpo y es mi decisión… es mi templo, el que me acompaña desde hace 49 años.

Advertisement

Entonces cómo no valorarlo, cuidarlo, mimarlo y sí, también hacer alarde de él, como cuando lo hago con mi hija, o con un viaje o cuando siento las ganas de decir algo, o de hacer catarsis en las redes.

Mi cuerpo es mi templo, es mi vehículo de vida, es lo que me permite hacer lo que hago y es con él con quien mantengo la mejor relación.

Tenemos que entender que nuestras emociones, nuestro cuerpo y nuestra mente están relacionadas formando parte de un todo… y tratar de ser coherentes con ese TODO es primordial. ¡Ojo, no siempre se logra!.

Solo puedo decirte que en este camino hacia lograr COHERENCIA, no permito que nadie calle mi voz, mis ideas y decido sobre mi, en su totalidad. Acepto el paso del tiempo con lo que eso implica, abrazando cada hermoso cambio físico y mental; hoy puedo realmente festejar mis 49 años de edad.

Le voy dando fin a este escrito y te lo dedico a vos que te cuesta mirarte de frente, que te detenés por la mirada del otro, a vos que dejaste de subir la foto que más te gustaba por miedo a las críticas.

No te ocultes, no te edites, expresate, de la forma que elijas pero accioná, rompe barreras mentales y que nadie te detenga. ¡Animate, sacate esa mochilita de prejuicios y hacé lo que te venga en ganas!.

Advertisement
Seguir leyendo

Servicios





Más vistas