fbpx

Más de 1.700 empleadas domésticas perdieron su trabajo en Bahía

Personal de Casas Particulares

El Personal de Casas Particulares fue el más golpeado por el Aislamiento Obligatorio como medida de prevención de la pandemia por COVID-19. En Bahía Blanca, las cifras oficiales del INDEC revelaron que en apenas un año más de 1.700 empleadas de casas particulares se quedaron sin su empleo.

Según el INDEC, al segundo trimestre de este año, unas 6.922 personas se desempeñaban en esta actividad, exactamente 1.769 menos con respecto al mismo período de 2019 (8.691 personas).

La destrucción de trabajos en el sector del servicio doméstico tiene alta incidencia en los crecientes niveles de pobreza a indigencia que se dieron tanto en Bahía como en todo el país, ya que es un empleo al que suelen acceder en forma mayoritaria los segmentos menos acomodados de la sociedad.

Más allá de la pérdida de empleos, los niveles de trabajo no registrado o informal (mal llamado “en negro”) son elevadísimos desde hace años, a pesar de las enormes facilidades para formalizar a las trabajadoras domésticas.

De hecho, en nuestra ciudad, apenas el 27% recibió de su empleador, al segundo trimestre de este año, un recibo de sueldo membretado, clara prueba del adecuado registro de la relación laboral.

Esto tiene su explicación en la imposibilidad de controles y en ciertos fallos judiciales que, a diferencia de lo que ocurre con otras actividades laborales, rara vez penalizan la informalidad.