fbpx

Malas noticias. ¿Vuelve el buque regasificador?

Buque regasificador

Si. Vuelve. Cayó abruptamente la producción local por el congelamiento tarifario y Bolivia advirtió que exportará menos gas por su propio declino en la producción.

Traer otra vez el buque era una foto que el actual Gobierno quería evitar a como dé lugar. Es que hace tres años había una expectativa de que la Argentina podría autoabastecerse de gas, exportando en verano el exceso de producción que ocurre por la caída de la demanda. Se habló, inclusive, de la posibilidad de construir una planta de licuefacción (convierte el gas a estado líquido) para exportar GNL a Asia.

Caído el proyecto de Vaca Muerta nos vamos a tener que olvidar de pensar otra vez en autoabstecimiento.

El 29 de octubre de 2018 Mauricio Macri venía a Bahía Blanca a sacarse la foto despidiendo el buque regasificador Excélsior, en el Puerto.

En ese momento, todos chochos porque que se vaya el buque significaba que se terminaba -por fin- la importación de combustible iniciado en junio de 2008 con el que se suplía la falta de producción nacional.,

¿Cuál era el costo de tener un buque regasificador?

Tenía un costo promedio que alcanzaba los US$150.000 diarios. Además del costo del GNL importado, los costos de uso del barco regasificador durante estos años sumaron US$1262 millones, que el Estado pagó por su alquiler y operación.

¿Para qué queremos un barco regasificador?

Para convertir el gas natural licuado proveniente de los buques metaneros -donde está en estado líquido- a su estado gaseoso para ser inyectado a la red nacional para su distribución. El gas natural licuado se utiliza para abastecer los picos de demanda, por lo general en el invierno, cuando la producción local no es suficiente.

Vuelve el buque. Volvemos a importar gas.