Hongo negro: Basta de asustar a la gente

Hongo negro COVID-19

Ultimamente son muchos los medios de noticias que intentan asustar aún más a la gente con artículos apocalípticos o con nuevas epidemias que se vienen. Calmense! No estamos de humor para estas cosas. Sabemos que los medios periódisticos son voraces en la búsqueda de clicks.

Por eso, voy a aclarar sobre el nuevo miedo con los títulos de las noticias intentando meter miedo y llamar la atención para que entren a leer. Yo les ahorro el tiempo. Este hongo negro es una enfermedad MUY RARA, que se da poco, y afecta a personas inmunodeprimidas, es decir, personas que pueden verse alterada por múltiples enfermedades que, fundamentalmente, deterioran la función de otros sistemas orgánicos.

No afecta a cualquier persona, tenga o no tenga COVID-19. La mayoría de las víctimas tenían en común ser diabéticas, haber usado altas dosis de corticosteroides durante el manejo de su enfermedad y tener historia de cáncer o trasplante de órganos.

La enfermedad del “Hongo negro” se llama mucormicosis, nombre que proviene de las palabras mucor que en latín significa moho; mico que significa hongo; y osis que significa proceso.

Cómo entra el «hongo negro» al cuerpo

Mucormicosis significa entonces el proceso o enfermedad causado por un hongo que forma moho, y que seguro viste alguna vez en tu casa cuando en el pan, en el queso, en una fruta o en las verduras que se han impregnado de moho.

Para tu tranquilidad, te digo que esos tipos de hongos no causan ninguna enfermedad en personas que tienen su sistema de defensa normal, porque afectan solo a aquellas personas que tienen sus sistema de defensa -especialmente el tipo de glóbulos blancos llamados neutrófilos- muy disminuido por alguna grave enfermedad crónica, tales como cánceres de diversos tipos, recipientes de trasplantes, diabetes severa descompensada o SIDA.

Es importante decir también que la mucormicosis no se contagia de persona a persona y que el modo en que una persona se contagia es por respirar las esporas del hongo, que se pueden encontrar en el medio ambiente.

Una vez que estas se respiran, las esporas maduran y forman hongos en las mucosas de la nariz y los senos paranasales -que son los espacios huecos en los huesos de la cara- pudiendo en ocasiones causar mucormicosis pulmonar.

¿Qué dicen los científicos sobre este hongo?

Al respecto, una revisión del tema, publicada en la revista Journal of Fungi de marzo del 2019, encuentra por ejemplo que por cada millón de habitantes, se producen 1,2 casos en México, 1,7 en Argentina, 2 en Brasil, Chile, Colombia, la República Dominicana y 3 en Estados Unidos.

En la India sin embargo, se producen 140 casos por millón de habitantes, lo cual es aproximadamente 70 veces más frecuente que en el resto del mundo.

De tal modo que -aunque se haya informado de dos casos en Uruguay– es importante recalcar que no existe razón alguna para el temor en la población general. La enfermedad es muy rara y no se contagia de persona a persona.