Golpazo a las PyMEs: ¿las SAS en peligro de extinción?

Sociedad por Acciones Simplificadas

Las SAS son las siglas que significan Sociedad por Acciones Simplificadas, un tipo de sociedad que se caracteriza por la celeridad y facilidad en el trámite de creación. Una herramienta que se implementó durante la gestión del expresidente Mauricio Macri, para facilitar la creación y fomento de empresas.

Este mecanismo permite crear sociedades en 24 horas —usando un estatuto modelo— de forma online y con menores costos, ya que solo requiere un capital de dos salarios mínimos vitales y móviles.

Por lo tanto, lejos de la burocracia, lejos de los costosos procedimientos para constituir una sociedad, las SAS son un gran vehículo jurídico tanto para una PyME y también para empresas familiares. Es decir, las que mueven la economía de un país.

Es algo diferente a los tipos societarios a los que estamos acostumbrados. Imaginate que las SAS operan por fuera de lo que es la viejísima Ley de Sociedades.

El impacto que tuvo en nuestro país era el que todos esperaban. Nosotros lo tomamos de los lugares donde ya funcionaban. En latinoamérica ya venían creciendo, sirviendo y ayudado un montón a la economía de sus respectivos países. Para nosotros, hoy sigue siendo una especie de novedad.

En ARG los tipos societarios tradicionales que más se estilan de la Ley General de Sociedades (LGS) son la SRL y las SA. Las SAS, por su parte, son un tipo societario que tiene sus propias características, que si bien tiene “cositas” de la SRL y la SA, tiene como característica propia y principal la LIBERTAD en cuanto a las formas y contenidos que es la tendencia mundial que implica la libertad de las partes para reglar las relaciones internas.

El principio básico de las SAS es la LIBERTAD y la desaparición de la mayoría de las normas imperativas de las sociedades tradicionales. Así como todo es nuevo, hoy la gran pregunta es qué institutos de la LGS se aplican a las SAS.

Quizás es el debate más importante que se da en torno a este nuevo tipo societario. El problemón es que tipos tradicionales como SRL o SA no se ajustan a los negocios de la actualidad. Es como que no permiten adaptarse a nuevos emprendimientos.

¿Cómo surgen las SAS?

Las SAS no surgen de los legisladores que tienen el CUIT virgen. Surgen de una asociación de emprendedores que presentan el proyecto de ley que iba a ser esencial para llevar adelante emprendimientos que, con tipos societarios tradicionales, no se iban a poder llevar a cabo o iban a ser totalmente difíciles de llevar adelante o entorpecerían el normal funcionamiento tornándose NO COMPETITIVAS.

La LGS es una ley de 1972 que no tiene casi ninguna modificación (la última gran reforma es del ´83). Entonces ¿cómo se van a regular emprendimientos actuales con una ley de 1972? Imposible. Llevar adelante negocios modernos con estructuras tan viejas es sumamente improducente.

En Argentina, las SAS funcionaron muy bien desde la creación pero en lo local. No funcionó tan bien en la atracción de capitales externos. Pero no por la regulación sino por las condiciones para producir y desarrollar los negocios en un país como el nuestro.

Más de 40.000 empresas se crearon como SAS desde 2017

Pero, refiriéndonos estrictamente a lo que es el mercado interno se dio lo que se pensaba que iba a suceder. Sucedió eso que los emprendedores planearon cuando presentaron el proyecto de ley: la sustitución de los tipos societarios tradicionales y arcaicos por otras formas que pregonen la libertad en cuanto a las formas y contenidos con respecto a esas formas societarias viejas y que no se adaptan a los nuevos requerimientos porque están impregnadísimas de normas imperativas.

Justamente esto es lo que quieren cambiar. La iniciativa del Frente de Todos, quiere más control. Quiere más normas imperativas que las regulen. Quieren que se conviertan más en tipos societarios tradicionales. Quieren matar a las PyMEs. Por si no fuera poco no dejarlos funcionar, ahora los quieren controlar.

Con el discurso de los delitos económicos, del lavado de activos, te mencionan a Mauricio Macri para que su tribuna de seguidores empiece a fogonear que las SAS son el demonio empresarial. Empiezan a fogonear que hay que cambiar la regulación, que hay que convertirlas en sociedades arcaicas. Es decir, están haciendo rosca política. Mientras tanto, a los emprendedores los estás fusilando. Son voraces nuestros políticos.

Lo único que van a lograr -de aprobarse- es retroceder mil casilleros. Porque gracias a las SAS se formalizaron cientos y cientos de trabajadores.

En cambio, si empezás a regularla como una sociedad arcaica, la consecuencia es que se empiece a actuar fuera del marco de la ley. Lo único que se fomenta en este país es “ir por atrás” de la ley. Negrear, evadir, eludir.

Con estos políticos que viven una realidad paralela, este país no tiene solución.

Avanzó en Diputados el proyecto que suspende la creación de sociedades por acciones simplificadas

La iniciativa -que cuenta con media sanción del Senado- suspende por seis meses la constitución e inscripción de Sociedades de Acción Simplificada (SAS). El Frente de Todos, impulsor de este fusilamiento masivo a las PyMEs, quiere controlarlas más. Quie rodearlas de más normas imperativas. Justo lo contrario a la esencia de los nuevos emprendimientos con el discurso de combatir los delitos económicos.