Fuertes cruces en Twitter por la Avenida Dasso

Avenida Dasso, Ingeniero White

Estamos en la recta final de la campaña electoral y el clima se recalentó. De hecho, quedan horas para que llegue el domingo, podamos votar y se termine la campaña. ¿No se les ha hecho muy larga a ustedes? A mí sí.

Mientras llega el domingo, como bien dije, la previa se súper calentó. Es que hay mucho en juego más que unas bancas en el Concejo Deliberante o en la legislatura.

Se juegan futuros liderazgos políticos de cara al 2023 pero de eso no voy a hablar porque tocaría de oído. Para eso hay analistas calificados. Yo soy un simple opinólogo.

De lo que sí puedo opinar es de lo que veo en mi ámbito, las redes sociales y más precisamente en Twitter donde reside el microclima político de nuestra ciudad.

Mientras un bando está muy activo intentando recuperar el gran terreno perdido luego de las votaciones, el otro se encuentra abocado más la gestión que a la campaña. Los resultados de las PASO avalan esa postura de Juntos por el Cambio de no entrar en polémicas.

En su caso, el Frente de Todos que, por si no te diste cuenta, es el bando mucho más activo en esta historia, recurrentemente intenta instalar temas en la agenda microclimática para que Juntos por el Cambio no se sienta tan cómodo.

Una de las últimas guerra Twitteras fue la acusación del Frente de Todos de un presunto mal uso del Fondo Educativo, aunque como nunca hubo irregularidades detectadas por parte del Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires ni denuncia alguna, duró solo unas cuántas horas. Se diluyó.

Hoy se utilizó políticamente la lluvia. Si, leés bien. Como todo vale en esta campaña electoral y, aprovechando las inclemencias climáticas, se utilizó la inundación de la Avenida Dasso como herramienta para una nueva guerra.

¿Se puede negar la inundación? No. Claro que no. Todos vimos que se inundó. Si mal no recuerdo, quien primero publicó fue el periodista Jorge Rubio.

Con ese chispazo inicial, comenzó la batalla en Twitter. Es lo divertido de esa red social. Si no les gusta hacerse mala sangre, no entren nunca. Es el consejo que puedo darles.

Como suele ocurrir en estas guerras, salen todos al unísono a publicar sobre la inundación de la Avenida Dasso, en este caso. Candidatas y candidatos, no candidatos que quedan afuera de todo y buscan pegar algún cargo, militantes y trolls comenzaron la ofensiva.

Desde el otro lado, nadie respondía. Hasta que apareció el Secretario de Movilidad Tomás Marisco quien les recordó algo similar ocurrido durante el gobierno peronista cuando estaba a punto de terminarse la rotonda de Cabrera y Pilmaiquén.

Lo que ocurrido en Avenida Dasso era posible que pase por la gran cantidad de milímetros que llovió y, fundamentalmente, porque es una obra que avanza pero que aún no está terminada.

En fin… mañana viernes desde las 7 am se terminará oficialmente la campaña electoral. Así lo dice la ley. Todavía quedan unas horas para que se haya otra guerra.

Porque estos ataques sin sentido útil para la sociedad son así. Duran poco. Como todo lo que pasa en Twitter, es efímero y ajeno a la realidad de cada uno de ustedes. Un microclima.

Y en ese microclima, el bando que imperiosamente necesita el voto se ocupa mucho por buscar instalar estos temas que se terminan diluyendo.

Con esto no quiero decir que la inundación de la Avenida Dasso no sea un problema. Lo es. Lo que critico es el sistemático uso político de todo tema y no un verdadero interés por sumar e intentar solucionarlo.

Esa es mi opinión. Acertada o no, es lo que veo. Seguramente vos tendrás una opinión diferente y se respeta.