fbpx

Bahía Blanca: Pobladores originarios, navegantes y descubridores

pobladores originarios de Bahía Blanca

Síntesis del contenido:

Desde hace 7.000 años la región bahiense fue poblada por los primeros seres humanos. En 1520, Magallanes descubrió el estuario bahiense y recorrió las costas patagónicas. Encontró a los Tehuelches, los pobladores originarios.

La presencia de los primeros pobladores de la región de la bahía Blanca fue hace 7.000 años.
Cazaban lobos marinos en las costas, pescaban pero no eran navegantes. O por lo menos no está comprobado que lo fueran.

Cuando llegaron los europeos a estas costas, el territorio estaba habitado por los “tehuelches”. El navegante Fernando de Magallanes descubrió la bahía Blanca. Sí “bahía” con minúscula porque se hace referencia a toda la “bahía” teniendo en cuenta el ámbito del accidente geográfico y no sólo a Bahía Blanca.

No desembarcó, pero en mayo de ese año arribó a la actual bahía de San Julián. Cuando los europeos vieron a los tehuelches, les sorprendió mucho su tamaño.

Magallanes los llamó Patagones, lo que dio nombre a toda la región: “Patagonia”. Los primeros pobladores de esta zona eran grandotes físicamente. Tenían una altura promedio de 1,75 a 1,80 metros; algunos medían 2 metros.

Recorrían largas distancias a pie (nómadas), eran buenos cazadores (con arcos, flechas, lanzas y boleadoras) y recolectores (frutos silvestres, huevos de avestruz que cocinaban, plantas medicinales, etc).

Una gran influencia que recibieron de los españoles fueron los caballos que, junto con las vacas, tuvieron una multiplicación descomunal en el muy propicio hábitat de la llanura pampeana. Los tehuelches no tardaron en convertirse en jinetes excepcionales y su cultura en ecuestre.

Es que antes de recibir esta influencia, los tehuelches hacían largos viajes a pie.

Habitaban en toldos de cueros a lo largo de toda la Patagonia e incluso más al Norte. Obviamente también transitaban por las costas del estuario bahiense.

Los tehuelches formaban parte del grupo étnico “pámpido”, que ocupaba desde la Patagonia hasta el Sur de Santa Fe, Córdoba y San Luis. Sus parcialidades se diferenciaban por nombres y características distintivas; los del norte patagónico y la llanura pampeana, incluida el área bahiense, se denominaban así mismos Guenaken (o más precisamente Gúnün a künna).

Más tarde, en el siglo XVIII, los cronistas españoles recogieron en el ámbito bonaerense, para este mismo pueblo, los términos chehuelcho, tegüelcho, tuelche o chewül-che, que era la deformación en lengua araucana o mapuche del término “gente indómita” y, con el tiempo, se los llamó por el gentilicio de “Pampas”.