Crearon enzimas mutantes que reciclan botellas de plástico en horas

Con estas enzimas, se pueden reciclar en horas las botellas de plástico. Si, en horas.

Las botellas de plástico de PVC o PET tardan en degradarse de cien a mil años; es lo más contaminantes que existe hoy en día. Entonces, que pueda lograrse en horas reciclarse y volverse a utilizar es algo fantástico.

Miles de millones de toneladas de desechos plásticos contaminaron -y contaminan- el planeta y son un riesgo partiular para la vida marina.

La compañía detrás del avance, Carbios, dijo que apuntaba al reciclaje a escala industrial dentro de cinco años. 

Salió de un compost

Conocemos lo que es un compost ¿no? Por si no lo sabés, es el abono natural que podemos crear nosotros mismos con restos de comida, plantas secas, etc.

La enzima, descubierta originalmente en un montón de hojas de compost, redujo las botellas a componentes químicos que luego se usaron para hacer botellas nuevas de alta calidad. 

Los activistas dicen que reducir el uso de plástico es clave, pero la compañía dijo que el material fuerte y liviano fue muy útil y que el verdadero reciclaje era parte de la solución.

¿Qué quiere decir esto? Que lo ideal es reducir el uso del plástico, pero como está tan arraigado en nuestra sociedad, aportando mucho valor en alimentos, atención médica, transporte, etcétera, la clave es un reciclaje de calidad.

La nueva enzima fue revelada en una investigación publicada el miércoles en la revista Nature. El trabajo comenzó con la detección de 100.000 microorganismos para candidatos prometedores, incluido el bug del compost de hojas, que se descubrió por primera vez en 2012.

Los científicos analizaron la enzima e introdujeron mutaciones para mejorar su capacidad de descomponer el plástico PET del que se hacen las botellas de bebidas. 

También lo hicieron estable a 72 ° C, cerca de la temperatura perfecta para una degradación rápida.

El equipo utilizó la enzima optimizada para descomponer una tonelada de botellas de plástico de desecho, que se degradaron en un 90% en 10 horas. Luego, los científicos utilizaron el material para crear nuevas botellas de plástico de grado alimenticio.

¡A reciclar más se ha dicho!